foto1
foto1
foto1
foto1
foto1

La puesta en marcha: Acondicionamiento de las instalaciones, el profesorado, los alumnos y el Plan de Estudios

El Colegio Reconocido se situó en la planta superior del mercado de El Boquetillo. Las primeras semanas del curso, mientras se realizaban las obras de adaptación de los locales, las clases se impartieron en el Grupo Escolar “José Antonio Girón”, en horario vespertino. El director de este centro, D. Claudio Viedma Gámez, fue uno de los profesores contratados por el Ayuntamiento para dar clases en el Colegio Reconocido, compatibilizando ambas funciones educativas.

Acondicionamiento de las instalaciones.

El mismo día de comienzo de las clases -1 de octubre de 1970-, el Ayuntamiento de Fuengirola adoptó un acuerdo plenario adjudicando las obras de remodelación y acondicionamiento de las nuevas instalaciones. Este es el tenor del acuerdo:

“Aprobar el presupuesto de obras presentado por el contratista D. Lorenzo Olmo Recuero para la adaptación del edificio Mercado del Boquetillo y su transformación en Colegio de 2ª Enseñanza, por un importe de 507.746´43 pesetas”.

El alcalde se tomó el máximo interés para que el nuevo edificio estuviera disponible a la mayor brevedad, motivo por el que dispensó todo tipo de apoyo al constructor, quien recibió varios anticipos para que la obra no se demorase por problemas económicos.

En poco más de un mes, la remodelación y acondicionamiento de los locales eran toda una realidad. El día 25 de noviembre de 1970 el pleno municipal aprueba la certificación final (y única) de las obras, lo que, en buena lógica, implicaba que las obras habían finalizado.

Una vez dispuestas las instalaciones y dotadas del mobiliario conveniente, se produjo el traslado de los alumnos desde el colegio “J.A. Girón” antes de que finalizara el primer trimestre de curso. El Polideportivo Municipal “J.A. Elola”estaba situado a 200 metros del nuevo Centro, lo que proporcionaba a éste la utilización de unas magníficas instalaciones deportivas.

El profesorado.

 

El Ayuntamiento de Fuengirola consiguió un buen plantel de profesores, quienes hicieron un magnífico trabajo en los cinco años que estuvo en funcionamiento.

La primera nómina del profesorado (octubre de 1970) ascendió a CIENTO VEINTICUATRO MIL pesetas (//124.000//), incluyendo una auxiliar administrativo, un conserje y dos limpiadoras.

La primera directora fue Dª. María Ángeles Ocaña Villafranca, profesora titulada en Idiomas. Ésta cobraba 9.000 pesetas por su función docente y 30.000 pesetas por la Dirección, Organización y Jefatura de Estudios del centro. El resto de profesores percibían entre las 3.200 y las 11.250 pesetas mensuales. La auxiliar administrativa María Ángeles Márquez Ocaña recibía 5.000 pesetas; el conserje, 2.500 pesetas; y las limpiadoras 1.500 pesetas, mensualmente.

Las nóminas más altas correspondían a D. José Melero García y Dª. Esperanza Claramunt Uriarte. El primero, profesor de Matemáticas, impartía sus clases últimamente en el Instituto de Bachillerato “Pablo Picasso”, de Málaga. La segunda, profesora de Historia, pasó posteriormente al Instituto de Formación Profesional de Fuengirola, falleciendo desgraciadamente en accidente de tráfico, pocos años más tarde.

Dª. Mercedes Auzmendi, Licenciada en Filosofía y Letras, también fue profesora “fundadora”, del Colegio, perteneciendo en la actualidad a la plantilla del Instituto de Bachillerato de Mijas. Otros profesores “fundadores” del centro fueron: D. Rafael Sánchez Flores (párroco de Fuengirola), Dª. Josefa Caballero (licenciada en Bellas Artes), D. Claudio Viedma Gámez, Dª. Carmen García Delgado, D. Robert Garant (Idiomas) y Dª. Josefina López Díaz.

Mención aparte merecen D. Ángel Castillo Lázaro y Dª. Nieves García Llamas (señora de Olmedo) no sólo por devengar las retribuciones más bajas (3.200 pesetas mensuales), sino por sus vinculaciones sociales. El primero ejercía de secretario particular del alcalde, mientras que la segunda era maestra de la Sección Femenina, ambos bastante conocidos en el municipio.

Durante los cuatro años siguientes se produjeron nuevas incorporaciones en el profesorado, destacando siempre la calidad y eficacia de todos los componentes: Dª. María Sorzano, D. Manuel Fernández, D. Juan A. Jiménez Higuero (párroco), Dª. Concepción Linde Cirujano, D. Francisco López Hidalgo, D. Erundino Rojo (segundo director del centro), el padre Izquierdo, D. Antonio Suárez y otros.

En cuanto al personal no docente, reseñar a Carmen Osorio Rodríguez, limpiadora, que permaneció en el Colegio desde su inauguración, pasando luego al Instituto de Bachillerato, donde permanece en la actualidad.

Estudios y alumnado.

 

El Colegio Reconocido del Ayuntamiento de Fuengirola inició su singladura con el Bachiller Elemental completo, es decir, cuatro cursos. En los dos años siguientes se completó el Bachiller Superior, incorporándose el Curso de Orientación Universitaria al cuarto año. Por tanto, dos promociones acabaron la Enseñanza Media en Fuengirola antes de la inauguración del Instituto de Bachillerato.

El Colegio estuvo adscrito al Instituto de Bachillerato de Estepona. Al final del primer año vinieron profesores del referido Instituto y estuvieron presentes en unos exámenes finales, pero la corrección de los mismos y las calificaciones correspondieron al los profesores del Colegio.

El alumnado tenía una procedencia variopinta. Las canteras principales fueron las escuelas de D. Justo y -especialmente- de D. Francisco. a mayor demanda se produjo en el primer curso, donde el contingente más importante venía del Grupo Escolar “J.A. Girón”.

Algunos alumnos que estudiaban fuera de Fuengirola aprovecharon la coyuntura para volver al municipio, pues ya carecía de sentido el permanecer separados de la familia cuando se podía estudiar lo mismo en casa. De este modo, nos llegaron estudiantes del Colegio Menor Mediterráneo, Instituto de Martiricos, Los Agustinos y otros centros de Málaga. También regresaron a casa algunos alumnos que cursaban estudios fuera de la provincia.

Un hecho digno de ser registrado es que Fuengirola se había erigido en la cabecera educativa de la comarca, donde convergían los alumnos de Fuengirola, Mijas y Benalmádena.

Anterior  Indice  Siguiente